Visor de contenido web

Delimitación municipal

 

 

 

Las líneas límite municipales que tienen el carácter de oficial y, por tanto, valor jurisdiccional son las que se encuentran inscritas en el Registro Central de Cartografía, dependiente del Ministerio de Fomento.

La mayoría de estas líneas límite están definidas por medio de actas de delimitación levantadas por el Instituto Geográfico Nacional y aprobadas por los municipios implicados a finales del siglo XIX o principios del XX. Dichas actas de delimitación, en las cuales se describe de forma literal con todo detalle por dónde discurre el límite municipal, se acompañan de una geometría de la línea, de modo que pueda ser representada sobre un mapa. Sin embargo, a lo largo de las décadas transcurridas hasta la actualidad, estas geometrías han experimentado diversos procesos de copia y digitalización que han dado lugar a serias distorsiones. Así, actualmente los municipios se encuentran con el problema de que las únicas delimitaciones municipales con valor jurisdiccional presentan un nivel de incertidumbre en su geometría que ronda los 40 metros como promedio, siendo muy superior en algunos casos concretos.

Con el fin de evitar la inseguridad jurídica que se deriva de este escenario, el Institut Cartogràfic Valencià comenzó en 2016 el proyecto de Recuperación, mejora geométrica y replanteo provisional de las líneas límite municipales de la Comunitat Valenciana, cuyo objetivo principal consiste en definir la geometría de las líneas límite con una precisión submétrica e inscribirla en el Registro Central de Cartografía.

Por otra parte, el coste de los trabajos es asumido de forma íntegra por el ICV, a excepción de la eventual monumentación definitiva de los mojones que hubieran desaparecido.

Desde el punto de vista técnico, la información de partida para la recuperación y mejora geométrica de las líneas límite son las actas de deslinde y los cuadernos de campo asociados a ellas.

En primer lugar se desarrollan los cuadernos de campo, lo cual permite conocer la ubicación aproximada de los mojones que materializan la línea límite sobre el terreno. De este modo se localizan aquellos mojones que aún existen y se les asigna coordenadas mediante técnicas GPS.

Para ubicar aquellos mojones que han desaparecido se realiza un nuevo cálculo de los cuadernos de campo, pero ya conociendo las coordenadas de los mojones existentes. De este modo, y además analizando la descripción que se realiza en el acta de deslinde y estudiando fuentes cartográficas y fotográficas antiguas, puede inferirse la ubicación original de los mojones que hubieran desaparecido y se les puede dar coordenadas.

Esta misma tarea se realiza para el resto de puntos de inflexión de la línea límite, de modo que su geometría quede perfectamente definida. 

Los municipios interesados en participar en el proyecto únicamente deben hacer llegar al Institut Cartogràfic Valencià una solicitud oficial realizada por el alcalde. El ICV, en la medida de lo posible, los incluirá en la siguiente campaña de trabajos de mejora geométrica de líneas límite jurisdiccionales.